Tag Archive: periodismo


Por Ernesto Montero Acuña

La flor de lis se reconoce en heráldica como una de las cuatro figuras más populares, junto con la cruz, el águila y el león. Pero en la provincia cubana de Camagüey fue símbolo de un importante acontecimiento periodístico-literario en la vida de Nicolás Guillén, entonces joven director, periodista y poeta con una obra significativa ya.

La revista Lis, sostenida por su editor y cercanos colaboradores entre el 10 de enero de 1923 y el mes de junio de aquel año –por lo que solo contó con dieciocho números-, alcanza su aniversario noventa en este 2013, cuando se conmemoran los 55 de su libro La paloma de vuelo popular, lanzado por la Editorial Losada el 28 de diciembre de 1958, y coincide también con los 60 del asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba y virtualmente con el triunfo de la Revolución cubana el primero de enero de 1959, compartido por Guillén.

Cuando se indaga acerca de la flor que dio nombre a la revista, se descubre que suele representársela, en heráldica, en color amarillo sobre un fondo azul, a lo que se añade que tradicionalmente se la visualiza en un campo y dispuesta de forma ordenada. Se la considera, desde la Edad Media, “emblème des rois de France”.

Más que la masculinidad, puede sugerir la belleza de la feminidad por su

configuración, la esbeltez de su figura, las sugerencias de sus líneas uniformes y su variable coloración. Motivo poético en el modernismo, se considera que uno de sus primeros usos simbólicos “parece darse en la decoración de la Puerta de Istar en Mesopotamia, construida por Nabucodonosor II” en el 575 a.n.e. y también se la relaciona con “determinados símbolos de la antigua Teotihuacán”, entre otras representaciones universalizadas.

Sigue leyendo

Las voces y los ecos

Por AbcdeCuba

Cual caja de resonancia, voceros, medios masivos o redes sociales, con frecuencia también de naciones subdesarrolladas, reproducen acríticamente juicios provenientes de líderes o tendencias políticas contrarias a las mayorías.              

Publicaciones internacionales o locales -impresas, radiales o televisivas- y redes sociales o blogs suelen irrespetar la objetividad que dicen representar o la imparcialidad que suponen demostrar.

Deviene ilustrativa la censura aplicada hace un tiempo contra webs cubanas -y ahora veladamente también- por divulgar información y juicios presumiblemente no gratos.

Los controladores de redes sociales ocultaban o manipulaban información relacionada con un criminal internacional como Luis Posada Carriles, autor intelectual de la voladura de un avión civil de Cubana de Aviación y de varios atentados en hoteles habaneros, y otras de muy diverso tipo.

Sigue leyendo

Por Ernesto Montero Acuña

Con finura, sin transgredir los peligrosos límites hacia lo chabacano, Eladio Secades dejó tal vez el más amplio reflejo de la sicología, la conducta, las formas y las esencias en el actuar de aquella parte de la población cubana empeñada en parecer lo que no era o en ser lo que no quería mostrar.

Como Enrique Núñez Rodríguez y Héctor Zumbadoen otro sentido, Secades refleja al cubano de la república frustrada, de los cuales él mismo formaba parte, y lo hacía con el bisturí más afilado de su época, aunque, si se observa bien, en sus estampas no se ataca o denuncia al sistema político. Se le refleja tal cual… y basta. ¿Para qué más, en la mayoría de los casos?

Eladio Secades

Ejemplares resultan por precisas y contextualizadas, la información y las valoraciones de Laidi Fernández de Juan, publicadas el 19 de abril de 2011, a propósito de la reimpresión de Estampas (1941-1958) de Eladio Secades, que ella antologa y acerca de las cuales aclara que “Ediciones Unión (las) publicó por primera vez en el año 2004, y afortunadamente de nuevo en el 2010”. Su precisión es admirable: “En ellas, aparecen las sesenta y tres estampas que consideré más representativas no solo del estilo secadiano, sino de la época, asi como los cinco cuentos salidos de la osadía narrativa de su autor. En las publicaciones ¡Alerta! y Bohemia, y entre los años 1941 y 1958 vieron la luz los más de ciento treinta artículos originales que hicieron de Eladio Secades el costumbrista más popular de su momento, y el mayor estampero de su tiempo.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: