Por Ernesto Montero Acuña*
Fotos: Yamilé Fernández

Doctores Humberto González, director, al fondo; y René Madruga, jefe de radioterapia.

La Habana (Prensa Latina) Como en toda Cuba, el quinquenio de mayores avances en el hospital oncológico María Curie, de Camagüey, será el de 2015 al 2020, tanto en los tratamientos como en las condiciones materiales y técnicas para la prestación de los servicios.
El doctor Humberto González Duarte, director del centro hospitalario que atiende las provincias de Camagüey, Ciego de Ávila y Las Tunas, afirmó a Prensa Latina (PL) que, “por lo que se ha hecho y por lo que tenemos previsto, este será el mejor período en la historia de la institución e incluso en el país”.
Con larga experiencia en la medicina, explicó que, debido al derrumbe del campo socialista europeo, el María Curie se sumió en un estado de obsolescencia técnica durante años sumamente difíciles, pero en el 2020 arribará a su aniversario 65 con una situación inimaginable antes.
Asimismo reconoció que en el 2015 el Estado otorgó el financiamiento posible y logró mantener estas instituciones en los primeros niveles del mundo, con mayor esperanza de vida y de supervivencia, al extremo de que se incursiona en los pasos iniciales de que el cáncer se maneje como una enfermedad crónica más.
El María Curie cuenta con 66 galenos provenientes de diversas especialidades —todos calificados en oncología— y posee 100 camas para ingresos hospitalarios.
Los médicos se distribuyen en las áreas quirúrgica y de urología, ginecología, cirugía esplénica, mastología, proctología, radioterapia, medicina nuclear, un grupo básico de trabajo para tumores periféricos y otros de laboratorio clínico y anatomía patológica, formados como tales en la carrera de medicina o con preparación posterior en oncología.
Médico desde 1987 y especialista en administración de salud desde 1993, González precisó que hoy la cirugía es la principal elección para el tratamiento oncológico, de modo que la aplicación de las radio y quimioterapia se convierten en complementarias.
Sobre el desarrollo del María Curie, a unos 505 kilómetros de La Habana, explicó que se acomete desde el 2015 un proceso de construcción relacionado con su necesaria ampliación, aunque también incluye la instalación de nuevos equipamientos.
Las áreas de consulta externa, que se tomaron para la instalación del tomógrafo hace cerca de dos años, junto con otros equipos, se ampliarán en el futuro próximo, ya que la institución fue siempre muy pequeña y ahora, además, aumentan los pacientes.

HITOS EN LA HISTORIA

El doctor Mario Valentín Mendoza del Pino, oncólogo con 50 años de experiencia —ocho de ellos como director del hospital—, explicó a PL que la primera piedra para su construcción se colocó el 24 de febrero de 1953, y que la inauguración se produjo, como dispensario, el 3 de diciembre de 1955, Día de la Medicina Latinoamericana.
El financiamiento, tanto para la Liga Contra el Cáncer en Camagüey en 1943, como para las obras, se obtuvo mediante recaudaciones públicas, como colectas, ferias, exhibiciones de modas y otras, e incluso, luego los médicos y estomatólogos trabajaron gratis, pues no había con qué pagarles.
Añadió que al triunfo de la Revolución en 1959, cuando la situación era ya caótica, el actual segundo secretario del comité central del Partido, José Ramón Machado Ventura, obtuvo en Camagüey un préstamo para la ampliación, mediante el cual se añadió la segunda sala, ycontó a partir de entonces con más de 80 camas.
El nombre de la científica María Curie, nacida en Polonia y naturalizada francesa, se le puso bajo la dirección de Mendoza del Pino en 1977, por ser la descubridora del radio y el polonio y haber dirigido los primeros estudios para el tratamiento de neoplasias con isótopos radiactivos.
Creó el Instituto Curie —apellido de su esposo Pierre— en París y en Varsovia, aún entre los principales centros de investigación médica en el mundo. Fue la primera mujer en recibir el Premio Nobel y también la primera persona en obtenerlo dos veces, en las especialidades de Física, 1903, y Química, 1911.
Sobre el futuro próximo, el doctor González explicó, por su parte, que está prevista la creación de un bloque con los servicios de laboratorio, microbiología, consulta externa, rehabilitación, medicina natural y tradicional, ensayo clínico y farmacia, todos con gran número de pacientes.
Aclaró que otros incluidos en el plan director son los de anatomía patológica, un sostén muy importante, porque aquí todo tiene que ser estudiado y definido histológicamente; y realizar una reparación capital, que incluye la morgue y las áreas socio administrativa y docente.
Existen grandes perspectivas por la atención institucional que recibe el hospital debido a su repercusión en las tres provincias que atiende y, en correspondencia, el Estado mantiene la asignación de equipos y medios técnicos.
También la provincia aplica la correspondiente priorización constructiva desde el 2015, precisó.
Como una de las mayores realizaciones en perspectiva, González incluyó la instalación del acelerador lineal para las radiaciones, una inversión de gran envergadura que requiere dos búnquers y muros muy especializados, en la que se han dado pasos, pero que no se podría concluir antes del 2022.
Esos equipos, los segundos más modernos en el mundo, están instalados en el Instituto de Oncología de La Habana, el hospital Hermanos Ameijeiras y el Cimex.
Añadióque existen avances en computación, pero insuficientes, por lo que se deben incrementar en el presente año con la digitalización de las historias clínicas, los turnos y en otras áreas, lo cual requiere no menos de 40 máquinas más.
Hace tres años nuestras instituciones empezaron a prestar atención a extranjeros y a cubanos residentes en el exterior, para lo cual la oficina de servicios médicos establece normas y precios muy inferiores siempre a los existentes en otros países, explicó.

Sigue leyendo