[000449]a

Por Ernesto Montero Acuña

  
Nicolás Guillén y Gabriel García Márquez reclamaron, cada uno en su momento, la descomercialización de una festividad cuyo componente familiar es creciente, con base histórica en el cristianismo, a pesar de la metamorfosis ecléctica que sufre hoy en países del Trópico.

Los días de Nochebuena, previos a la Natividad, estimulan este año en Cuba la intensificación de las celebraciones y, también, inducen a escribir sobre aquella, en un acto de creación que se ha relacionado frecuentemente con el parto.

“Escribir es parir”, solía confesar un viejo profesor de periodismo, con toda razón, aunque el alumbramiento fuera sin dolor. Se pretende, desde luego, cumplir el precepto de “amarás al prójimo como a ti mismo”, y para ello vendrá a socorrernos Nicolás Guillén.

En su crónica Pascuas otra vez… (1), describía el poeta los días finales de 1964: “No es frío diciembre en Cuba, aunque el aire sea más delgado que en el resto del año”. Aunque podía ser más robusto o más endeble el disfrute, según la posibilidad humana de acceso a la Navidad, algo que también reflejó en su poema Nochebuena (2).

Mas, las celebraciones vienen este año en Cuba, en cambio, con pisadas superiores a las de siete leguas y ascienden en una escala tan alta como era aciaga la incertidumbre hace 55 años, por estos mismos días.

Se perciben las festividades, hoy, como impulsadas por estímulos nuevos, aunque con arraigo antiguo, porque a la familia nacional se reintegran quienes faltaban en ella.

Transcurrirán siglos durante los que se recuerde el año del regreso de los Cinco (3) a casa, con el estímulo adicional para Gerardo Hernández de la hija que añadirá una luminosidad mayor a la que ya portaba.

Sigue leyendo