Por Ernesto Montero Acuña

Cuando me veo y toco

 yo, Juan sin Nada no más ayer,

y hoy Juan con Todo,

y hoy con todo,

vuelvo los ojos, miro,

me veo y toco

y me pregunto cómo ha podido ser.

                               N. Guillén, Tengo,1964.

Camagüey 02 [640x480]

A la puerta de los 500 años, como quien dice a unos días de los orígenes, uno se pregunta cómo podrían rebrotar la mala hierba del olvido, la ignorancia de la historia, la enajenación.

Al releer el poema Tengo, de Nicolás Guillén, Juan sin nada no más ayer persiste en preguntarse cómo podría ser.

El 10 de julio de 1902, apenas 388 años y 158 días después de que el Teniente a Guerra Diego de Ovando fundara en Punta de Guincho, cacicazgo de Mayanabo, el antecedente de la que es hoy Camagüey, vino al mundo el autor de aquellos versos en una vivienda de la calle de San Ignacio.

“De creer a mi abuela tanto como al registro civil”, escribió en Mis queridas calles camagüeyanas, “yo vine al mundo en una casa que era accesoria de la del número 2 1/2, en la calle de San Ignacio, ahora de los Hermanos Agüero, en la muy antigua y (entonces) muy «reaccionaria» ciudad de Santa María de Puerto Príncipe, hoy Camagüey.”

¿Qué distinguía a la añeja villa? ¿Sólo la condición de muy reaccionaria “entonces”? Tal vez dependiera esto de la historia, de los procesos, de quienes entendían el progreso como el suyo nada más.

Sigue leyendo