Por Ernesto Montero Acuña     

Concebir la descendencia familiar se asume como un acontecimiento feliz, sin tener en cuenta que para incontables criaturas los primeros mil días pueden ser fatídicos por causas evitables.

Según estadísticas, la nutrición durante el lapso comprendido entre la concepción y los dos años posteriores al nacimiento es decisiva para la existencia y la calidad de la vida futura.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que deberían cumplirse en el 2015, ponen especial énfasis en que ello se garantice. Pero las circunstancias arrojan más sombras que luces sobre su factibilidad.

La colmenita en Cuba

En general, el Índice Global del Hambre (IGH), presentado hace apenas un año, refleja que el mundo no está “ni cerca” de alcanzarlos. Sigue leyendo