Por Ernesto Montero Acuña  

Andábamos bajo el tórrido sol de Topes de Collantes una mañana de temperatura por encima de la habitual, por lo elevada, y una tarja próxima a ciertos  arbustos ornamentales, en Villa Caburní, nos condujo a indagar.

Suponíamos que estaría dedicada a algún fallecido, por supuesto, sobre todo en este sitio que fue centro de hostilidades en otros tiempos. Pero no, se homenajeaba con ella a Félix Rodríguez de la Fuente, el español de El hombre y la Tierra, hecho para la paz.  Nos  extrañó que se le recordara allí.

Sigue leyendo