Por Ernesto Montero Acuña

 

Cada día se revelan en el mundo enormes cifras de hambreados, fallecidos por inanición, asesinados en agresiones bélicas o en guerras delincuenciales y  a la vez se anuncian drásticos recortes de gastos públicos en países desarrollados.

Mas se invierten al año 1,6 billones de dólares en armamentos -el 42,3 por ciento en Estados Unidos-, un total que representa el 229 por ciento con respecto a lo que se gastaba por este concepto en 1996, hace apenas 15 años.

Sigue leyendo