Gran Muralla de China

AQUÍ los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, en PDF.

Por AbcdeCuba

El vicepresidente de China, Xin Jinping, arribó a La Habana el 4 de mayo en un contexto en que  las máximas autoridades de su país habían reiterado la disposición a fortalecer los sólidos vínculos con Cuba.

Lo habían patentizado  en un mensaje que enviaron al presidente Raúl Castro con motivo de los  50 años del establecimiento de relaciones entre ambos países.

El presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao manifestaron entonces interés por fortalecer los lazos bilaterales y trabajar juntos para profundizarlos  y ampliar sin cesar la cooperación amistosa y mutuamente beneficiosa entre los dos países.

Al cumplirse el cincuentenario el 28 de septiembre pasado, estas  autoridades reconocieron  que apoyarán como siempre la que calificaron como justa lucha del pueblo cubano por defender la soberanía nacional en contra de la intervención extranjera.

Recordaron que Cuba fue el primer país latinoamericano en establecer lazos con Beijing y consideraron que en 50 años ambas naciones se han apoyado mutuamente, ayudado en diversas áreas y mantenido una estrecha coordinación en los asuntos internacionales, regionales y mundiales.

La constante consolidación y desarrollo de las relaciones de amistad, añadieron, no solo corresponde a los intereses de ambos países y pueblos, sino que contribuye a la preservación de la paz mundial y al fomento del desarrollo compartido.

China es el segundo socio comercial de Cuba, después de Venezuela, con un considerable intercambio, principalmente en productos para energía, transporte, salud, educación y agricultura, en tanto que importa níquel, azúcar, medicinas y elementos biotecnológicos.

A propósito de aquella efemérides, la embajadora de China en La Habana, Liu Yuqin, destacó la progresión comercial entre ambos países desde 200 millones de dólares en el 2005 hasta mil 500 millones en el 2009, respecto de lo cual expresó que los lazos mutuos de este carácter son tan estrechos que no los afectan factores externos.

Valoró altamente los proyectos conjuntos en biotecnología y en educación –este último garantizaba entonces el estudio en Cuba del español y otras carreras a mil 700 jóvenes chinos-, el suministro de equipos para detectar la actividad sísmica en la oriental Santiago  de Cuba y la venta de los ómnibus Yutong para la capital y entre provincias.

El 18 de noviembre de 2008, el presidente Hu Jintao se entrevistó en La Habana con el expresidente Fidel Castro y suscribió convenios con el actual mandatario, Raúl Castro, que se añadieron a los de la comisión intergubernamental y cubrieron las compras de azúcar y níquel, el remozamiento de la infraestructura portuaria e inversiones en biotecnología.

Se acordó entonces el aplazamiento del pago de adeudos de Cuba a China y el otorgamiento a la isla de un crédito por 70 millones de dólares para la reparación y reconstrucción de la red hospitalaria, lo que agilizaba en mayor medida las relaciones financieras entre ambos países.

Con frecuencia la cotidianidad informativa impone hechos, situaciones y procesos que el tiempo convierte en fiambre,  mas en este caso no se ha perdido la vigencia  ejemplar.

A mediados de abril, Cuba se aprestaba a celebrar el aniversario 50 de la victoria en Playa Girón contra una fuerza entrenada, armada y respaldada por aviones y barcos de la marina de guerra de Estados Unidos, contra la cual la isla obtuvo un triunfo inédito en América Latina y el Caribe, y más allá.

También, por los días de abril de 2011 el país se preparaba para el VI Congreso del Partido Comunista, un hecho que tendrá enorme trascendencia y efecto en la vida económica, social y política del país.

Cuando se aborda el tema en medios externos, se enfoca muchas veces en el sentido negativo que le atribuyen y no en la racionalidad práctica que debe entrañar, aunque el proceso no estará exento de las condiciones que impondrá la vida, contradictoria y compleja para todos en el planeta.

Así, se podrá imaginar cómo será para toda la sociedad en un país pobre, enfrentado a tergiversaciones en muchos casos sistemáticas y bajo las condicionantes que predominan en el mundo actual, capitaneado por potencias militares y económicas muy agresivas.

Una muestra en sentido contrario es la relacionada ahora con la visita del vicepresidente Xin Jimping, que se augura conducirá al reforzamiento de los vínculos históricos entre Cuba y China.

Luego de concluir el VI Congreso del Partido, el presidente de China, Hu Jintao, manifestó al presidente y primer secretario del PCC, Raúl Castro: “Apoyaremos a Cuba a explorar el camino de desarrollo socialista que corresponda a sus realidades nacionales”.

Cuba aplica hoy su programa de actualización económica aprobado en la máxima reunión política del país.