Osama bin Laden

Los cinco cabos sueltos del operativo en el que murió Bin LadenTras la euforia que siguió al anuncio inicial de la muerte de Bin Laden, la Casa Blanca ha comenzado a cambiar su discurso sobre qué exactamente pasó durante el asalto al complejo en que se escondía Osama bin Laden.
El portavoz de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, llegó incluso a decir “ofrecimos una gran cantidad de información con gran prisa sobre la operación”.

La muerte de Bin Laden

Ahora, con las informaciones que contradicen la versión inicial, surgen muchas preguntas.

BBC Mundo pasa revista a cinco cabos sueltos sobre el operativo en el que murió Bin Laden:

¿Utilizó a su esposa como escudo humano?

¿Estaba Osama bin Laden armado?

¿Fue ajusticiado?

¿Qué pasó con las otras personas que estaban en el lugar?

A fin de cuentas, ¿cuál fue el papel de Pakistán?

¿Utilizó a su esposa como escudo humano?

.La información que ofreció inicialmente la Casa Blanca de que, en un esfuerzo por defenderse, Osama bin Laden se había escudado detrás de su joven esposa, forzándola a sacrificar su vida, ofreció un buen titular a diarios de todo el mundo.

En el Reino Unido, The Daily Telegraph de este martes destacaba en su primera página: “murió como un cobarde cubriéndose detrás de su esposa”, en tanto que el Daily Express titulaba “cobarde hasta el final”.

La versión la ofreció inicialmente el asesor de contrainsurgencia del gobierno, John Brennan, y muchos concuerdan en que en la euforia del momento daba fuerza moral al operativo. Como quien dice ‘miren que tipo de hombre era, escudándose detrás de su esposa’.

Sin duda tiene un gran impacto, pero resulta que ahora la Casa Blanca ha tenido que desmentirlo.

El portavoz de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo este martes que esa información estaba errada.

¿Estaba armado?

Jay Carney se justificó señalando que al inicio se ofreció “gran cantidad de información con gran prisa”.

Inicialmente también se dijo que Bin Laden había muerto de un disparo a la cabeza cuando se resistía con un arma automática ante los efectivos del comando Navy Seals que llevaron a cabo el operativo.

Pero Jay Carney desmintió esta versión de los hechos señalando que no estaba armado.

“Con Bin Laden, en su cuarto, había una mujer, la esposa de éste, que corrió hacia uno de los agentes atacantes y fue herida en una pierna, pero no resultó muerta. Él no estaba armado”, señaló Carney, quien aclaró que la mujer tampoco estaba armada.

Pero tampoco se ha aclarado qué tipo de resistencia opusieron quienes ahí estaban. ¿Hubo combate?

Según la última versión de la Casa Blanca, dos hombres y una mujer fueron muertos en el primer piso. Pero según resalta del corresponsal de la BBC Mark Madell “esta versión no menciona al hijo de Bin Laden, que también murió en la operación”.

Mardell se pregunta: “Si se hacen las cuentas, sólo tres hombres, como máximo estaban armados. Me pregunto ¿cuánta resistencia pueden oponer ante dos helicópteros llenos de agentes élites de la marina de EE.UU.?”.
¿Ajusticiamiento?

Esto deja abiertas otras preguntas aún más incómodas para la Casa Blanca.
Si no estaba armado y al parecer no hubo gran resistencia, ¿fue una operación deliberada para matarlo?

La respuesta de Jay Carney es que “Bin Laden no tenía que estar armado para resistir. Había preocupación de que Bin Laden iba a resistir su captura y de hecho resistió”.

Pero Carney no dió más detalles de qué tipo de resistencia hubo, y si no hubo ninguna por qué simplemente no lo capturaron para someterlo al debido proceso judicial.

Y como dice el corresponsal de la BBC en Washington, Mark Mardell, “también está la sospecha de que Estados Unidos nunca quería llevarse a Bin Laden vivo”.

“Muchos en EE.UU. veían un juicio a Bin Laden como un problema, una oportunidad que podía aprovechar como una tribuna”.

¿Qué pasó con los demás?

Desde Pakistán comienzan a salir otras versiones que también contradicen a la Casa Blanca.

Según un funcionario de la inteligencia paquistaní, había 18 personas en el complejo en el que vivía Bin Laden, incluyendo una hija que según dicen vio morir a su padre.

La Casa Blanca sólo ha dicho que dos mensajeros y una mujer murieron en el ataque, y no ha comentado sobre nadie capturado. Tampoco ha dicho qué pasó con los cuerpos de los otros muertos. ¿Fueron tirados al mar, enterrados en algún lugar o llevados a EE.UU.?

Las autoridades paquistaníes también dijeron que cuatro cadáveres fueron dejados en el complejo, mientras que la esposa herida en una pierna también está en Pakistán.

¿Cuál fue el papel de Pakistán?

El presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, señaló que supaís no había participado del operativo.

En su discurso inicial, el presidente Obama señaló que “nuestra cooperación con Pakistán nos guió hasta Bin Laden y hasta el complejo donde éste se escondía”.

Pero ese discurso parece contradecir lo que posteriormente se dijo, que las autoridades paquistaníes no sabían del operativo.

El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Leon Pannetta, señaló que no se compartió ninguna información de inteligencia con Islamabad sobre el operativo o el paradero de Bin Laden, por temor de que pondría en riesgo el ataque.

E incluso un prominente legislador demócrata del Comité de la Cámara de Representantes contra el Terrorismo, Brad Sherman, señaló que es muy probable que las autoridades paquistaníes sabían que Bin Laden estaba en ese complejo.

El gobierno de Pakistán señaló que no se trató de un operativo conjunto. Y los servicios de inteligencia dijeron sentirse avergonzados por no saber que Bin Laden vivía a menos de un kilómetro de un complejo militar.

Pero aún así muchos se preguntan ¿qué sabían los servicios de inteligencia paquistaní y si no sabían por qué no reaccionaron de inmediato cuando cuatro helicópteros de EE.UU. entraron en su espacio aéreo?

Como apunta Aamer Ahmed Khan, editor del servicio urdu de la BBC, hacerle creer al mundo que fracasó parece la única opción que tenía Pakistán.

Después de todo, Islamabad parece estar haciendo tanto hincapié en que no estuvo involucrado porque teme una respuesta de los militantes talibanes que van cobrando cada vez más fuerza en su territorio.

Estos son algunos de los cabos que quedan sueltos en un operativo del que aún no se conocen todos los detalles.

Con la muerte de Bin Laden vuelve el debate sobre la tortura

Redacción BBC Mundo

EE.UU: ¿justifica la muerte de Bin Laden la prisión de Guantánamo?

Información que sirvió para encontrar a Bin Laden fue obtenida en interrogatorios llevados a cabo en el controvertido penal.

Con la operación en la que murió Osama bin Laden el presidente Barack Obama ganó puntos en materia de seguridad nacional, mientras que su predecesor, George W. Bush, trata de quedar reivindicado por las “técnicas reforzadas de interrogatorio” que se usaron al principio de la llamada guerra contra el terrorismo.

Esas técnicas -como ahogamientos simulados, privación de sueño, posiciones incómodas forzadas- fueron calificadas desde el principio como tortura por todos los abogados, menos los que trabajaban para el gobierno de Bush.
Tras varios años de intensa polémica dentro y fuera de EE.UU., finalmente quedaron en desuso en 2004 y fueron expresamente prohibidas por Obama al llegar al poder en 2009.

Ahora, tras un breve período de celebración nacional por la muerte de Bin Laden, muchos ex funcionarios del pasado gobierno republicano reclaman un trozo del éxito de la operación, que se habría logrado gracias a información en aquellos interrogatorios.

Buena mano dura

Todo se centra en el nombre del mensajero cuyo seguimiento habría ayudado a la inteligencia estadounidense a ubicar el lugar donde vivía Bin Laden.
El presidente del Comité de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes, el republicano Peter King, aseguró este martes que los ahogamientos simulados dieron resultado cuando se usaron con Khalid Sheik Mohammed, el supuesto cerebro de los atentados del 11 de septiembre, quien está recluido en la prisión de Guantánamo.

“Yo he hablado con personas que están muy cerca de la situación que dicen que la información inicial vino de Khalid Sheik Mohammed después de que fue sometido a ahogamientos simulados directamente vinculando al mensajero”, afirmó King.

KSM, como se le conoce en medios de la inteligencia estadounidense, fue sometido al ahogamiento 183 veces antes del 2005, según ha reconocido el propio gobierno.

Junto a King, figuras importantes de la era Bush, como el ex vicepresidente Dick Cheney, la ex secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el ex sub secretario de Defensa, Paul Wolfowitz, reivindican la mano dura que uso su gobierno con los sospechosos de Guantánamo.

“Esto no habría sido posible si hubiéramos liberado terroristas a la loca en vez de mantenerlos por la información que tenían, alguna de la cual podría frecuentemente no parecer importante, como el seudónimo de un conductor, hasta que se descubre que es una persona crítica”, dijo Wolfowitz.

Ingenuo

Pero el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, negó este martes que nada de la información que se obtuvo en Guantánamo mientras se usaron las técnicas reforzadas de interrogatorios jugo algún papel en la ubicación del líder de al-Qaeda.

Sin teléfono

• La casa donde vivía Osama bin Landen no tenía teléfonos ni comunicación vía Internet. El líder de al-Qaeda dejó de usarlos tras escapar en 1998 de un ataque milístico, en el que la CIA habría rastreado su teléfono satelital.

• A partir de entonces Bin Laden se comunicaba a la antigua, mediante mensajeros, algo que los especialistas de inteligencia reconocen que lo hizo aún más difícil de rastrearlo.

“Es simplemente ingenuo sugerir que un trozo de información que puede o no puede haber sido recabada ocho años atrás, de alguna manera tuvo directamente que ver con el éxito de la misión del domingo. Simplemente no es el caso”, dijo Carney.

Según documentos a los que dice haber tenido acceso la Radio Pública Nacional, los investigadores estadounidenses estaban particularmente interesados en un supuesto mensajero de Bin Laden de nombre Abu Ahmed al-Kuwaiti.

No se ha informado oficialmente que esa haya sido la persona que condujo finalmente al paradero de Bin Laden.

La agencia de noticias Reuters cita a un ex funcionario de seguridad del gobierno de Bush quien aseguró que Khalid Sheik Mohammed habría hablado del contacto después de que se cambiaron las técnicas de interrogatorios.

Sin pruebas

Algunos defensores de derechos humanos, muy críticos en su momento de los interrogatorios “reforzados”, aceptan que, más allá de las afirmaciones de los republicanos, no existe prueba de un vínculo directo entre éstas y la muerte de Bin Laden.

“No hay una prueba irrefutable de una relación directa entre los ahogamientos simulados y el hallazgo de este sospechoso (el mensajero)” dijo Geneve Mantri, experta en terrorismo de Amnistía Internacional en EE.UU.”, dijo.

“Esta operación fue un proceso lento y gradual de poner juntos fragmentos de información. Si el gobierno anterior tenía esa información claramente ellos no hicieron nada con ella”, agregó Mantri.

Dada la naturaleza discreta del mundo de la inteligencia y la seguridad nacional es previsible que nunca llegue a saberse a ciencia cierta si los reclamos republicanos son válidos.

En todo caso, la reactivación del debate sobre el uso de torturas también evidencia el fracaso de Obama en cumplir con su promesa de cerrar la prisión militar ubicada en Cuba.

Senador de EE.UU. opuesto a fondos para política anticubana

Washington, 1 abr (PL) El senador demócrata estadounidense John Kerry dijo hoy que se opondrá a la aprobación de un presupuesto de 20 millones de dólares presentado por el gobierno para promover acciones contra Cuba.

Kerry, presidente de la influyente comisión de Relaciones Exteriores del Senado, señaló que antes que se aprueben los 20 millones de dólares solicitados por la Casa Blanca, deberían consultar al Congreso.

Un comunicado del legislador aboga por una revisión completa de los programas que costaron a los contribuyentes estadounidenses más de 150 millones de dólares y que en su opinión solo sirvieron para provocar al gobierno cubano.

El también excandidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata expresó sus ideas sobre este fondo para 2012 que se consideraría dentro del año fiscal que comienza el 1 de octubre.

Esos recursos irían a las arcas de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), que depende del Departamento de Estado.

La entidad usó a la empresa Development Alternatives (DAI) para distribuir material a grupúsculos contrarrevolucionarios en Cuba, como resultado de lo cual fue arrestado Alan Gross, un empleado de la firma.

La justicia cubana impuso una sanción de 15 años de privación de libertad a Gross por el delito de actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado.

Durante el juicio los fiscales demostraron la participación directa del contratista norteamericano en un proyecto subversivo mediante el empleo de sistemas de infocomunicaciones fuera del control de las autoridades.

Anuncios